Hemos alimentado al monstruo y no sabemos como solucionarlo

En esta época tan difícil que vivimos se ha formado una tormenta perfecta para que vivamos sumergidos en un barrizal que parece que no nos deja levantarnos y que mientras logramos levantarnos, estamos manchados hasta la ropa interior.

arli

Esta semana veíamos en medio de la situación de erupciones de volcanes, guerras cual batalla campal al interior de las cárceles, con más arsenal que la del ejército real y las peleas de ciudadanos por el desabastecimiento de gasolina que seguimos cometiendo los mismos errores y esperamos conseguir resultados diferentes; y no quiero decir con esto que en lo personal no cometa errores, pues con 33 años, tengo mas historias por contar de “metidas de pata”, que cualquiera de 50 años. En fin, así son las cosas.

La industria vive a día de hoy, uno de los problemas mas complejos de la última década, que no deja de repercutir en el desarrollo económico y la superación de crisis temporales que con estos altibajos emulan vivir en una montaña rusa:

  • El coste del transporte de un container desde china a Europa, ahora cuesta 5 veces más que hace un año.
  • La inflación y el sobrecoste en materias primas para la industria puede incrementar el coste fijo del producto en el 30%.
  • El sobrecoste de la energía supone ahora un aumento entre el 3% y el 5% en la mayoría de productos de canasta familiar y consumo recurrente.
  • Los plazos de entrega de los productos, incluso los de consumo “regular” o commodities ahora mismo se encuentra en más de 120 días.
  • Algunas plantas de producción en España y Europa han tenido que parar su producción e implementar ERTEs porque no tienen semiconductores, cable, equipos electrónicos o materias primas para operar.

Si nos detenemos un poco, todo puede incluso derivar de un mismo problema, por lo cual supone “una misma solución”; sin decir que es la única obviamente. Carecemos de producción local de este tipo de componentes y aunque existe una capacidad de producción, hemos derivado toda la producción a un único país, China; un sitio que se ha escogido por su capacidad de producción, agilidad y coste de producción; pero, que quiere decir esto a la larga; que si China llega a parar su producción, si tiene limitaciones o restricciones logísticas, si hay problemas con los puertos de transporte, si existen rebrotes por COVID o cualquier otro problema hace que la producción regular se desplace y/o se limite, el resto del mundo está parado, sufriendo retrasos, reprogramaciones y paradas de producción. Hemos puesto los huevos en una misma canasta y ahora no nos queda otra que esperar pacientemente y buscar alternativas de solución.

Esta situación no es tan banal como lo vemos o vivimos las personas de a pie; ¿se podría solucionar de forma sencilla tal vez?, o ¿se podría complejizar al punto que cualquier cambio en el futuro próximo, desplace nuestra calidad de vida en función del costo o la adquisición de los productos y por supuesto, la limitación en el acceso?; vivimos en un momento de la historia donde pensar en el apoyo a los emprendimientos o producción local a través de políticas económicas dinámicas es una necesidad, donde la incorporación de estilos de vida y consumo pensando en el doble uso para productos electrónicos y/o commodities es una solución viable, económica y sostenible a futuro, donde el aporte que podemos hacer desde nuestro conocimiento y capacidad es real, porque es lo que hacemos y tenemos día a día. Poner la carta sobre la mesa para fortalecer la economía y las políticas como país y como región.

Este artículo no es mas que un planteamiento sin una solución precisa al final del texto; pero si una posición y un llamado para que esto que venimos haciendo lo cambiemos de búsqueda de lo que necesitamos y queremos encontrar en ese futuro cercano.

¡Si al final seguimos haciendo lo mismo, no obtendremos resultados diferentes!

 

AUTOR

Arlinton Zuluaga

(Las opiniones expresadas en este texto son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de la empresa).